Cansavacas

Estoy hasta el pico de la boina de los cansavacas que mandan mensajes-chorizo de varias pantallas de extensión en el WhatsApp. Tengo varias cosas que decirles. La primera y más importante: ¡NO ME ABURRAS! (sí, estoy gritando).

Con lo de Cataluña los cansavacas están especialmente pelmas. No se si es que el tema les pone o que han visto un resquicio para dar la plasta y lo están aprovechando. Me han llegado en una semana como cuatro cartas de tinte lacrimógeno que por supuesto no he reenviado, pero que he tenido la desgracia de leer. Es que no espabilo.

Y es que el límite entre la sensibilidad y la cursilería es muy estrecho. Abogo por guardar una distancia de seguridad amplia que permita mantener por lo menos un tono aceptable, dejando pasar que no ponen más que chorradas y encima normalmente mentiras.

Concretamente me ha llegado una carta de “un andaluz que vive en Cataluña y se dirige a los españoles”. Re-pug-nan-te. Triste historia de un emigrante que ha sabido integrarse en la sociedad catalana y quiere dar a conocer entre sus paisanos de origen las virtudes de su tierra de acogida. Salen nietos catalanoparlantes, días de vino y rosas, trabajo duro y más cosas de ese estilo. No digo más. No tengo fuerzas.

También me ha llevado varias del tipo “español de bien que no quiere e incluso pide a los hermanos catalanes que no abandonen la patria de todos”. No he podido evitar acordarme de los dibujos animados de Marco, esos en los que se cantaba “no te vayas mamaaaaá, no le alejes de aquiiiií, adiós mamá pensaré mucho en tiiiiii….”.

Una vez comentado el contenido, servidora quiere centrase en la extensión de las misivas. A ver, si quieres escribir un texto largo hay una cosa que se llama blog en la que te puedes extender lo que te apetezca y decir lo que quieras. Como hago yo. Se trata de textos “piadosos” porque solo los lee el que quiere.

El problema con WhatsApp es que esta gente te agrede, se te mete en casa sin permiso. En WhatsApp hay que escribir mensajes cortos, que si no no te lee nadie. No se enteran.

Pero desde aquí advierto: como me llegue un texto más de un cansavacas voy a tomar medidas. Escribiré una carta del tipo “emigrante andaluz en Cataluña, con nietos en Cuenca, amigos en Euskadi y primos en Murcia, explica al público en general como aspira a ser danés y pasar las vacaciones en Italia mientras llora desconsolado porque Piqué juega en la selección española”. Y lo haré viral.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s