Ya no hago prisioneros

Hace ya años que no hago prisioneros. Ya no soy partidaria de la docencia. Sencillamente hay gente que no vale la pena. Es inútil explicarles nada, más que nada porque no quieren entender. Viven dentro de una burbuja de ignorancia y costumbre. Lamentable.

Y hablo concretamente de la gente que utiliza entre risas la homofobia sutil, el micromachismo y el machismo en general. Hoy, por ejemplo, un ser, se le supone humano y de sexo masculino, aunque esto no es lo más importante, ha aconsejado a otro hombre (el aconsejado entra en la categoría de buena gente, sin ninguna duda) en un chat del que formo parte que “si se te cae la cartera en Callao, la sacas chutándola”.

Como no me lo podía creer, he preguntado si era un comentario homófobo. Pobre de mi, en el fondo soy una inocente. La explicación ha sido todavía peor. “Es uno de los chistes que hacemos algunos de mis amigos gays (varios de los cuales dicen de si mismos ser ‘mariconas’) y yo”. También me ha dicho que se “niega a explicar el chiste”. Y aquí estoy sin pillarle la gracia porque no me lo explican, yo la pobre.

Me aterrorizan varias cosas. En primer lugar, lo de las comillas en mariconas. Yo es que soy muy de pueblo y normalmente entrecomillo los insultos, pero este no debe ser el caso, ¿no? También me provoca mucho miedo que se hagan bromas sobre las violaciones, cuando en el Estado español se produce una cada ocho horas.

Por cierto, he buscado estadísticas y noticias y resulta que los gays, que según este ser abundan en la plaza de Callao, no dan el perfil del violador tipo. Los estudios afirman que se trata más bien de hombres heterosexuales que violan mujeres.

Supongo que también le gustarán los chistes sobre mujeres que se sienten realizadas en la cocina, negros que solo se ven en la oscuridad cuando se ríen y otros de ese tipo. Y seguro que en los bares triunfa. Un grande. Pero lo que más miedo me da de todo es que tiene un aspecto de lo más normal.

Como se cambia con los años. Antes hubiese argumentado, discutido, enfadado e incluso insultado. Ya no. Ya no hago prisioneros. Sencillamente a estos seres les doy por muertos. Y les olvido.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s