Sotanasaurio Go

Como soy una ansiosa, siempre empiezo el periódico por el final. Hoy esta costumbre me ha dado una alegría. Me he quedado tan pillada con la contraportada que no me he leído el resto del diario. Y es que mi primera lectura del día ha sido una noticia maravillosa: la iglesia ha lanzado la app Confesor Go.

Me he dejado llevar por el entusiasmo y sólo con el titular he llegado a la conclusión de que la aplicación permite cazar sotanasausarios, atraparlos en tu móvil y dejarlos ahí para siempre, para que duerman el sueño de los justos.

Poco dura la alegría en casa del pobre. Ya en la entradilla explican que la app lo único que permite es saber si un cura anda por los alrededores por si te da un pronto. Al parecer, el brillante invento te ofrece la posibilidad de pillar un señor de negro por la calle (no confundir con el cobrador del frac) y confesarte en cualquier sitio. Se ha apuntado Munilla, el nunca suficientemente alabado obispo de San Sebastián.

La iniciativa es divertida, lo reconozco, pero también hace que te preguntes si esta gente está bien de la cabeza. ¿Se creen que la confesión es una necesidad tan básica como para ir haciendo jogging y que de repente te entre la urgente necesidad de contarle a alguien tus pecados? Para eso ya están los bares, donde el ambiente es mucho más cordial y además hay pintxos.

Según el creador (de la app, no del mundo), la aplicación puede ser útil para los jóvenes, porque para ellos lo que no está en su móvil no existe. Y no me lo he inventado yo, es cita textual. Me flipa porque se supone que los cristianos creen en dios. Pero parece que los menores de 25 únicamente si les habla por el móvil.

La única ventaja que encuentro al asunto para los ateos, agnósticos y gente con buen gusto en general es que la aplicación permite conocer la situación exacta de los curas, incluso la distancia que te separa del perdón de los pecados. Puede servir para no cruzarte con el clero. Pero para eso hay que bajarse la app y no me caben más bobadas en el móvil.

Desde ahora aviso: si cuando estoy dando un paseo me encuentro a alguien de rodillas delante de un cura en mitad de la calle y me da un infarto del susto, les denuncio. A los dos, al confesante y al confesador. Y a la iglesia como responsable civil subsidiaria.

Anuncios

Un comentario en “Sotanasaurio Go

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s