Todo en un coche

Me ha costado varios años conseguir que todas mis posesiones quepan en un coche. No guardo libros ni discos, sólo compro ropa cuando se me rompe algo y lo mismo hago con los zapatos. Paso de adornos en general y los recuerdos los tengo en la cabeza, no necesito objetos fetiche. Que sea un poco voluminoso sólo tengo el ordenador y un ajedrez electrónico. Y con eso basta.

Inicié esta política cuando tuve que abandonar una casa de forma precipitada por necesidades psicológicas (ya sé que la frase es rara, pero no pienso contar la historia). A la hora de largarme vi que me ataban las cosas, me dificultaban el traslado, y me dije “nunca más”.

Además, el sistema ayuda a controlar mi claustrofobia rara, esa que hace que me ponga nerviosa si pienso que no me puedo escapar de cualquier lugar si me da un pronto. Y por lugar me refiero a habitación, ciudad e incluso país.

Y ahora resulta que los estadounidenses, los de yankee go home, van y se suben al carro y hasta se inventan una palabra para el asunto, declutter. No les aguanto. Dicen los gurús del país de Trump que cuanto menos tengamos más felices seremos.No han entendido nada.

Se trata de sentirte libre, no de hacer lo que dice un hippie trasnochado con nombre indio. Se trata de poder escapar hacia un futuro distinto, no necesariamente mejor.El “movimiento” dice que si renuncias a los bienes materiales te enfrentas a tu lado oscuro. Y no es expresión mía en homenaje a la Guerra de las Galaxias, es de los tipos esos.

Al parecer, cuando a los estadounidenses les quitas los bienes materiales que no necesitan, les da por la metafísica y se preguntan: ¿quién soy?. ¿a dónde voy?, ¿de dónde vengo? Lo pone en un artículo que he leído. Lo juro.

Pues bien, queridos compatriotas de Mickey Mouse, os voy a dar dos consejos. El primero es que os compréis un mapa por aquello de orientaros. Id a dónde queráis, pero, por favor, no salgáis de vuestro país, que tenéis la costumbre de viajar con tanques. Y el segundo, dejad de copiarme las ideas, que ya no os basta con invadir países, ahora también os queréis infiltrar en mi cabeza.

Mi siguiente objetivo es que todo lo que tengo quepa en el maletero.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s